¿TIENES DUDAS?

PREGUNTAS FRECUENTES

¿SOLO TRADUCES VIDEOJUEGOS?

¡En absoluto! Estoy especializado en videojuegos, es un campo que me apasiona y disfruto especialmente, pero también me dedico a traducciones de casi cualquier ámbito, como notas de prensa, correo y comunicaciones empresariales, ciencias sociales, cine y películas, cómics, páginas web, literatura y poesía, e incluso campos un poco más técnicos, como manuales para maquinaria, electrodomésticos o software, por ejemplo. ¡Háblame de tu proyecto y vemos qué podemos hacer!

¿CUÁNTO CUESTA UNA TRADUCCIÓN?

¡La pregunta del millón! Las traducciones se suelen cobrar a una tarifa por palabra en el texto original. Para que te hagas una idea, aquí tienes un enlace con una compilación de las tarifas medias que se suelen aplicar por par de idiomas. Ten en cuenta que estas tarifas son orientativas; cada traductor es un mundo e influyen muchos factores, como urgencia, volumen de trabajo, terminología específica, complejidad del texto (no es lo mismo traducir un capítulo de Teo va a la playa que un ensayo científico sobre mecánica cuántica) y otras variables.

¿CUÁNDO TENDRÉ LISTA MI TRADUCCIÓN?

Traduzco a una velocidad aproximada de 2500 palabras al día a un ritmo normal. Dicho esto, hay que tener en cuenta el tiempo invertido en documentarme acerca del campo sobre el que voy a traducir (que puede incluir tecnicismos, y hay que utilizar la terminología correcta), la revisión y otros factores. Normalmente, una vez evaluado el texto original, traductor y cliente acordamos un plazo razonable antes de comenzar el proyecto.

¿CON QUÉ FORMATOS TRABAJAS?

Con el que tú elijas. Normalmente entrego las traducciones en PDF, pero si prefieres un formato fácilmente editable como Word o Excel, no hay ningún problema. Suelo trabajar con MS Office y MemoQ, que es una herramienta de traducción asistida por ordenador (TAO) que me permite manejar multitud de formatos y agilizar enormemente mis traducciones.

¿CÓMO SÉ QUE VOY A CONTRATAR UN BUEN SERVICIO?

Tienes mi palabra. Pero, por si no fuera suficiente, también puedes solicitarme de forma totalmente gratuita una prueba de traducción. Para ello, tras detallar las características del encargo real, podrás enviarme un fragmento representativo del texto que quieras traducir, que contenga los aspectos textuales que más te interese ver cómo resuelvo. De esta forma, tendrás una prueba objetiva y tangible de cómo trabajo y, si estás conforme con el resultado, podemos ir a por el proyecto real.

¿Y SI NO ME GUSTA LA TRADUCCIÓN FINAL?

Por esta razón me gusta estar en contacto permanente con el cliente durante el proyecto. Puedes formar parte activa de todo el proceso para que puedas especificar tus preferencias y podamos matizar juntos todos los aspectos del texto. Al terminar la traducción, atenderé a todos tus comentarios y observaciones, y no daremos el proyecto por terminado hasta que estés satisfecho con el resultado.

SIEMPRE CONTRATO A AGENCIAS DE TRADUCCIÓN. ¿POR QUÉ VOY A ELEGIRTE A TI EN VEZ DE A ELLAS?

¡Genial! Contratar los servicios de una agencia de traducción es siempre una de las opciones más inteligentes para conseguir una traducción seria y profesional, ya que cuentan con una plantilla de traductores (o en momentos de gran trabajo los subcontratan) y pueden trabajar con multitud de idiomas. Yo mismo trabajo con varias agencias y también he encargado traducciones a agencias. Sin embargo, para un proyecto concreto con un par de idiomas específico, por el mismo precio que te cobraría una agencia, estarás en contacto directo con la persona que está traduciendo tu producto. La ventaja de esto es que se agiliza enormemente el proceso al poder consultar directamente con tu traductor, ver en qué estado está la traducción, etc., y se consigue una traducción tan profesional como la que te pueda proporcionar una agencia (¿o quién crees que está detrás de los servicios que se contratan con las agencias? Exacto, nosotros).

¿CÓMO Y CUÁNDO TENGO QUE PAGARTE?

Acepto el pago mediante transferencia bancaria y por Paypal. Normalmente elaboro un presupuesto con el cliente y pido un anticipo cuando se trata de traducciones grandes, y el balance total debe abonarse cuando te entregue la traducción. Para traducciones más pequeñas suelo cobrar el importe total en el momento en el que contrates mis servicios (recuerda que puedes solicitar una prueba previa, totalmente gratuita).